Kafka

Si el libro que leemos no nos despierta de un puñetazo en el cráneo, ¿para qué leerlo? Un libro debe ser el hacha que rompa el mar congelado de nosotros.

Califique el aforismo